Seleccionar página

Amor con GPS

por Javier Espinosa

Nombre de Pantalla: A ver qué pongo aquí

Acerca de mi:

Pues soy un poco de los de antes. Creo en el amor y la fidelidad. Mientras aparece el hombre de mi vida pues habrá que lanzarse al sexo. Y sí, ojalá te hubiese conocido en una librería. Por cierto y=60

Mostrar edad: Qué remedio.

Edad: (y-4+(24:6)) x 1 – 10 + 3

Altura: 180

Peso: 78

Complexión física: ahí estamos

Rol: ¿en serio? Es que soy más de aventuras gráficas.

Situación amorosa: perdido

Mis tribus: los chiripitiflauticos

En busca de: el Vellocino de Oro

Qué mal me lo está poniendo la vida para encontrar pareja. Sí… porque soy de pareja, creo en el amor, en la monogamia, el romanticismo y la fidelidad. Podéis ponerme ahora mismo una orden de alejamiento que es lo que significa, más o menos, lo de los bloqueos en estas apps de contactos.

Porque darte de alta es toda una aventura en la que o mientes o… mientes. Pero a mi me enseñaron que si mentía un hada perdía las alas y no es plan de que vengan todas a pedir cuentas y me conviertan en un escarabajo pelotero allá por el reseco Cañón del Colorado. NO.

Así que me doy de alta y pongo una foto de esas que, supuestamente, dice lo mejor de ti. Una sonrisa fulminante y tu mejor perfil. Esperas emocionado a que la aplicación apruebe tu foto y ¡zas! Estoy dentro del mundo contactos. Veo muchas caritas en cuadrados que me miran con perfiles que no sé si están aprobados por la Federación Nacional de Protocolo. Y llega el primer mensaje de un tal MAMO YA. No sé. Ya de primeras me promete unas cosas que me apetecen tanto como meterme un boli Bic por la oreja hasta tocarme el bulbo raquídeo. El mensaje dice alto tipo:

-Sitio?

Aún no conozco mucho la jerga de estas aplicaciones así que respondo con salero y gracia:

-Hola, buenos días. No entiendo muy bien tu pregunta.

-Sitio, tío.

Pienso que igual, como estoy en una cafetería, es un cliente que busca una silla en la que sentarse. Miro el detalle de distancia (útil de lo más) y veo que está a 2,73 km.  Igual hay un error en ubicación. Me lanzo.

-¿Me dices que buscas sitio en la cafetería en la que estoy?

-K te den

Y desaparece. Más adelante descubriré las bondades del bloqueo inmediato. Por el momento me quedo un poco sin saber lo que ha ocurrido con el educado MAMO YA (quiero pensar que el nombre es Mamoya y que viene de algún país exótico. Soy un romántico).

Un ruidito como si se rasgase medio teléfono me avisa que me ha llegado un Tap,  otro, otro… Qué ilusión. Son como saluditos de gente que te dice hola esperando una respuesta. Ya sabéis, soy educado. Así que tap, tap, tap. Al momento:

-Hola, muy interesante tu perfil.

Por un momento pienso que en mi foto estoy de frente. Afortunadamente caigo en la cuenta del perfil al que se refiere y no meto la pata.

-Gracias, tú también lo pareces.

-Sitio?

Ya estamos. Qué manía la gente de verdad. Tras una investigación me doy cuenta de que preguntan si pueden venir a mi casa inmediatamente a desahogarse.

-No, no…

-Activo o pasivo?

Demasiadas preguntas.

-Cómo vas de rabo?

-Pues hace un rato miré y seguía ahí.

Espero risas apocalípticas. Soy la monda. ¿No?

Bloqueo.

¿Otra vez?

Pero no es posible encontrar una conversación decente entre tanta foto y Nick que promete SEXO, MORBO, AZULES (qué bonito, me encanta el azul hasta que tras una conversación nada romántica me dice que pasa Viagra y ante mi reacción me bloquea), VICIO, COLOCON…

Sigo buscando esperanzado. Gente que pide compañero de gimnasio y no lo entiendo. Alguno que te da masajes pero sin sexo y en las fotos que te manda tan solo le queda mostrarte una de su píloro. No lo comprendo. Uno que dice que te echa las cartas del Tarot y supongo que luego te hace un final feliz. A este paso creo que terminarán vendiendo lavadoras, aspiradoras roomba y todo tipo de complementos.

Me empiezo a agobiar un poquito. Llevo una hora y aquí no veo futuro por ningún lado. Además he perdido una hora de mi vida entre bloqueos y faltas de ortografía. Aparece uno que abre interrogación y cierra interrogación. Me he enamorado.

-Hola, ¿cómo estás?

-Muy bien, ¿y tú?

-Pues de camino al trabajo.

-¿A qué te dedicas?

-Soy neurocirujano, ¿y tú?

-Escritor.

-Qué interesante. ¿Qué estas escribiendo ahora?

-Pues una conversación contigo.

….

….

….

Silencio.

-¿Estás ahí?

-Perdona, estaba al teléfono.

-Creí que te habías ido.

-Fotos?

(ya no abre interrogación)

-¿No ves la del perfil?

-Si, pero me gusta verte más

Busco alguna de esas ideales sin filtros ni nada y la mando.

-Más?

-¿Más? Creo que si ya no te he gustado no te voy a gustar.

-De rabo?

Ya estamos.

-No tengo.

-No tienes rabo? Jjjjjj

-Qué gracioso eres… No me hago fotos de esas.

-Pues aquí no te vas a comer un rosco, tío

-Busco a alguien especial.

-Pues vete a Firs deits…

Lo escribe fatal. El neurocirujano se convierte en algo que no me gusta nada.

-Nunca se debe perder la esperanza.

-Qué coñazo eres tío…

Bloqueo.

Estadística. Llevo una hora y media en este mundo de contactos y he obtenido 8 bloqueos, 37 taps y 23 conversaciones en las que solo quieren saber si tengo sitio y rabo.

Borrar perfil.

¿Está seguro?

Si. Mucho. Muy seguro.

Su perfil ha sido eliminado.

Y ahí acaba mi periplo. Supongo que cuando esté aburrido me daré de alta de nuevo e iré a saco. Deberé aprender porque de eso va esto. Y lo dicho hoy en día nos estamos perdiendo entre móviles que matan esas miradas que nos dedicábamos antes en la calle, en los bares, en el metro. No sé. Sigo siendo romántico. De esos que piensa que conoceré al amor de mi vida en el súper, en la cafetería o paseando por el Retiro. Gente con la que he hablado me ha dicho que debo de acostumbrarme a las relaciones abiertas y yo siempre digo que tan solo quiero abierto el Carrefour. Últimamente ya no hace tanta gracia como antes mi respuesta. Deberé de pensar material nuevo.

Así que espero y no busco. Creo que llegará quien tenga que llegar y puede que hasta se encuentre oculto en estas redes de contactos. Porque parece que si no entras en el juego y yo ya con : (y-4+(24:6)) x 1 – 10 + 3 años no tengo el cuerpo para andar de marcha por las noches y buscar al amor de mi vida.

Mientras tanto os juro que tendré “sitio” a  mi lado para un café o para una copita de vino si alguien especial se anima a tomarla…

portada

blog

facebook

instagram

contacto