Seleccionar página

Rafael Amargo

ENTREVISTA RAFA AMARGO
Mónica Ochoa

En Agosto de 2018 Rafael Amargo, de la mano del coreógrafo y premio nacional Ramón Oller, estrenó en el Teatro Romano de Málaga su obra Dionisio…la vid y mil noches, una representación de los placeres humanos y divinos a través de la figura del dios griego.

Con vestuario de Pilar Dalbat y música de Jesús Durán, la colaboración de los bailarines Hernán Piquin y Benjamín Leiva, un elenco escogido de actores y colaboraciones como la del gran Tomatito, Rafael vuelve a los escenarios en un desenfreno de sensaciones, creatividad y duende, mezclando arte, teatro, danza clásica, contemporánea y flamenco.

Este mes de Febrero, la compañía estrenará en el Teatro Apolo de Barcelona donde estará del 7 de Febrero al 10 de Marzo, con un espectáculo que ha ido madurándose a lo largo de la gira de estos meses.

Y yo tengo hoy el honor de entrevistarle, años después de que lo fotografiara por primera vez. Más maduro, más hecho y con la misma actitud de comerse la vida que ya enarbolaba entonces. Rafael es un malo con alma de ángel. Poseedor de un talento salvaje que solo deja que se desborde cuando se empeña en impresionar. Y no sólo  al público, estoy segura, también a sí mismo y a su alma profundamente inquieta.

Han pasado casi siete años sin estrenar algo así de grande. Porque esto es como un estallido general. Danza, teatro y flamenco…hay arte, música y una riada de sensaciones…

Sí, es verdad… y después de siete años descubro unos sentimientos que se mueven entre el vértigo y el respeto; porque a uno, cada vez que se hace más grande, más miedo y más vergüenza le da el escenario. Yo, cuando era pequeño, era más desvergonzado y ahora estoy como que todo me lo pienso más y cuando salgo a bailar no tengo recursos para defenderme (desde la quietud, respondo, no desde el virtuosismo). Estoy cambiando mi forma de bailar sobre todo porque, evidentemente, si ya no maduro ahora… ¡¿Cuándo?!…jajaja. Dionisio me llegó en un montaje como un renacer, porque habla del origen del mundo y de tres cosas maravillosas que crea este dios de la mitología griega: el vino (la vid), el teatro y la libertad de expresión; el open mind, la guerra del amor abierto…

Dionisio era el dios inspirador de la locura y del éxtasis…¿Qué hay de este dios en ti?

Hay muchísimo de Dionisio en mí. Cuando Francisco Ortuño, el gran dramaturgo español, ideó esta obra me dijo: … “Rafa quiero que te encarnes en un personaje porque, cuando lo he estado pensado, me he dado cuenta de que el que mejor, mejor, mejor lo puede hacer en España eres tú… y no hay otro”… Yo, claro, le contesté: …“¡Anda ya hombre!… todos pueden hacer todo”… Pero Francisco insistió mucho: …”¡No! Este solo lo puedes hacer tú, porque habla de sentimientos y de emociones y eres tú y es como mandado hacer”… Estuvo un tiempo sin decirme nada respecto al personaje y yo me preguntaba: …”¿quién será, quién será?”… Siempre me toca…jajaja…la lujuria, to pá fuera, la libertad de expresión, el éxtasis… Pues mira si, ¡menos mal!, eso que me voy a llevar.

También era dios patrón del teatro y conocido como el Libertador, por liberar a uno de su ser normal mediante la locura y el vino y así dar fin a la preocupación. ¿Ves tu espectáculo como una catársis similar a la que producía la acción de Dionisio?

Bueno… yo creo que Dionisio no era tan consciente de lo que hacía. De hecho era un poco manipulador. Por ejemplo se inventa lo de la máscara argumentando que actores y actrices nacen y viven detrás de una y pueden permitirse el lujo de hacer todo lo que quieran porque no son ellos mismos, son el personaje que encarnan; lo que me parece una salida brillante, de una gracia y de un bicharrerío totales…porque así, aprovechando este razonamiento, se benefició a todo el pueblo…jajajajajajaja…


Has madurado mucho aunque por dentro eres el mismo niño bello, joven y disfrutón de la vida que cuando te conocí en mi estudio. Pero…¿qué cambios has notado durante este tiempo que te hayan mejorado?

Oooooh ¡qué recuerdos!… Me acuerdo cuando entré a tu estudio y me dije… “Mónica Ochoa, una gran fotógrafo que te va a hacer un sesión”…Yo venía de haberme criado con el joyero Joaquín Berao, Victor del Campo que era, por entonces, el director de Estampa, Jose Guirao, el que es ahora ministro de cultura y que era director del Reina Sofía… Era muy pequeño y ya estaba metido en un círculo de amigos mucho más grandes que yo y que eran grandes intelectuales; lo que venía siendo la movida madrileña y en Cataluña la gauche divine . De hecho, la persona con la que yo más aprendí y más me quiso y yo más quise fue Carlos Berlanga. Pues imagínate, a partir de ahí todo era… (se hace un pequeño silencio) … ay, me pongo muy nostálgico…Pues si ese niño bello sigue estando por dentro, porque no hay una cosa más bonita que respetar de dónde vienes. Tú lo ves desde fuera y ves que hay mucha gente que lo adora, pero es más grande cuando lo vives desde dentro y sabes, por encima de todo, que has sido niño muy deseado, muy querido, muy protegido…
Así que…” ¿Qué más le pido a la vida, qué más le pido a la vida? … que en el jardín de mi casa nunca falte la alegría”…

Arte, música, placer, hedonismo…¿van unidos?

Si, casi todas las taras, las marcas, las emociones y los sentimientos que pertenecen a lo exquisito, a lo divino, a lo vulnerable, a lo chiquitito y lo bonito y todas esas cosas que forman parte del buen gusto, van unidas. Y uno puede permitirse dar un descarrión alguna que otra vez, pero el buen gusto es llevar a la normalidad, a la tranquilidad y al sosiego, con una mirada cerca de un punto siempre referente cultural.

Tienes el pecho florido de reconocimientos y siempre me he planteado si esto cambia la actitud de un artista, si le confiere más responsabilidad o simplemente es un honor que se lleva con orgullo…

El otro día comentaba con algunos amigos que los premios se dan con un consejo y con un jurado, pero también se dan premios de amor. Yo me siento que no fui tan, tan bueno pero sí como el que rompió con todos los moldes en una generación nueva. Es verdad que con unas cosas estaba muy protegido y eso es bueno por un lado, porque te van llevando, pero luego es malo porque cuando tu despiertas cual Amy Winehouse…jajajaja…¡¡zas!!!…es una rebeldía muy grande. Pero ¿sabes qué pasa? que yo he sido un desastre maravilloso que decía …”os lo juro que lo veo, os lo juro que lo veo”… así invariablemente y no me equivoqué nunca. En los trabajos de encargo, puede, pero los que he hecho yo siempre han sido éxitos de taquilla y la taquilla manda. Además, a mí, la crítica de la danza nunca me ha dedicado nada desastroso….a lo mejor en televisión o en cosas que la gente juzga con otros convenios. Yo, lo que he hecho con mi arte, siempre ha sido premiado. Me acuerdo del año quinto año consecutivo que gane un premio y me dije…”a ver, Induráin ha ganado el Tour porque coge su bicicleta y llega a la meta, pero yo no llego a nada”… y no quería el premio. Me entró vértigo. Yo no me daba cuenta, pero iba muy rápido aunque bailando muy bien. Unos años maravillosos, pero ahora me gusta mucho más… y aun me falta… pero estoy entrando en la época de la quietud.

¿Sigues con la gira este año?

Pues sí. Después del estreno en la red de Teatros Romanos de Andalucía, tras recibir la Medalla de Andalucía y donde me concedieron el máximo de fechas que se pueden conceder, tuve que parar un poco por un problema de salud del que he salido brillante. Ahora empiezo desde el 13 de febrero y hasta el 10 de marzo en el Apolo de Barcelona y desde ahí arranco una gira de tres o cuatro funciones por Galicia, luego el Teatro Real y una sorpresa, que aún no puedo decir, pero que es muy, muy gorda.


¿Algún otro plan o proyecto a corto plazo?

Como soy hiperactivo y ecléctico, voy a retomar una línea de joyería y complementos maravillosa de la que yo era padrino con los creadores y ahora la retomo porque se separan (todo juventud) y yo la asumo (todo madurez)…¡ay madre mía que mayor que voy siendo!…

¿Te veremos en Madrid?

Por supuesto y, además, será una temporada larga. Porque si todo va bien, voy a hacer una temporada hasta que el teatro aguante… aunque tendrá que ser después de verano. Durante el verano estaré en un sitio mágico que aún no puedo decir. Así que Madrid será después, porque siempre se come toda la prensa y te deja expuesto a los medios y donde voy tiene que ser espectáculo de estreno. Sin duda este será un año “endionisiado”.

portada

blog

facebook

instagram

contacto