Seleccionar página

Concha Molina

Wedding Coach

wedding-planner
¿Qué es un Wedding Coach?

El término es novedoso en España pero ya cuenta con testimonios en Estados Unidos y Latinoamérica. Esta actividad muchas veces se confunde con el trabajo de los Wedding Planners, aunque el enfoque es completamente distinto.

El rol del Wedding Planner es fundamental a la hora de orquestar la interminable lista de tareas que requiere la ejecución de una boda. El grupo de profesionales especializados, garantizan la puesta en marcha de la misma así como su éxito.

Embarcarse en la organización de una boda puede ser todo un desafío. En principio, la idea de una gran celebración puede ser emocionante, sobre todo para los contrayentes, pero una vez puesta en marcha puede derivar en distintas situaciones de estrés.  Y en ese punto entran los especialistas.

El papel del Wedding Coach se aleja de la logística y la ejecución de la boda ya que, en este caso, serán los novios quienes se ocupen, y se centra en el bienestar de la pareja para acortar la brecha entre su situación actual y aquellos objetivos que quiere lograr, maximizando su tiempo y minimizando su presupuesto adelantándose a los posibles problemas que pueden surgir.

«Una boda genera una significativa inestabilidad emocional a la hora de materializar un proyecto de vida, y despierta una gran expectativa en los novios y su círculo íntimo. La realización de una boda lleva consigo diversas emociones como nerviosismo, frustración, decepción, estrés, interferencias de terceros, ilusiones materializadas, cercanía del sueño hecho realidad. Un tsunami emocional que, en ausencia de una correcta gestión, puede dar lugar a una toma de decisiones poco acertadas y, por consiguiente, a una boda alejada de los deseos de los novios”, comenta Concha Molina, Wedding Coach con más de cinco años de experiencia en Estados Unidos y doce en España.

organizacion-de-bodas
¿Qué hace (o debería hacer) un Wedding Coach?

La organización de una boda es una experiencia muy personal y la pueden querer llevar a cabo los novios directamente, pero sienten que una ayuda extra profesional les puede ayudar a tomar las mejores decisiones y a no dar ningún paso en falso.

Muchos novios no quieren invertir en un Wedding Planner para toda la boda, incluso disfrutan con los preparativos, pero les falta experiencia y una visión amplia a la hora de planificar el evento. El Wedding coach asesora, desde su conocimiento y perspectiva profesional, con las recomendaciones precisas para la tranquilidad de los novios y, especialmente, para que disfruten en el proceso de planificación.

De esta manera, la especialista propone un trabajo de acompañamiento basado en reuniones sastre, es decir, ideadas a medida fijando objetivos, buscando recursos y estipulando preferencias.

“Los novios no se están casando cada fin de semana. Todo es nuevo para ellos. Se encuentran con situaciones completamente novedosas que no saben cómo atajar”.

Molina sostiene que, como coach, se encarga de dirigir a los novios por la senda de la organización. “Soy Wedding Planner y, como tal, me encargo de la organización de la boda pero, en este caso, si los novios quieren organizar ellos mismos toda la planificación, han de saber con qué se van a encontrar y a todo lo que se van a enfrentar. Mi labor como coach consiste en darles a conocer el proceso de organización y planificación, que no vayan a ciegas”, afirma la experta.

Se trata de acompañar a los novios en cada situación y cada paso de la organización, desde que toman la decisión. De esta forma, Concha mantiene una primera reunión con los novios, informativa y gratuita donde conoce todas las circunstancias de los novios, el presupuesto con que cuentan, sus preferencias personales, necesidades, etc. Una vez es contratada para este trabajo, a partir de aquí, confecciona un timing en el que, en función de las necesidades de los novios y el número de servicios que hayan ido contratando para su boda, se fijarán las tareas que hay que realizar. Desde cómo contratar el banquete, cómo elegir el espacio, qué tener en cuenta, por qué motivos se ha desestimar un servicio o proveedor, cómo leer el contrato con cada proveedor e interpretarlo y cómo cambiar aquellos puntos de la redacción con los que no estén de acuerdo, cuántas horas contratar al fotógrafo, cuántas horas de baile tienen sentido para su celebración, qué invitaciones se ajustan a la línea de diseño de su boda, etc. Igualmente, la coach les enseña a negociar todos los aspectos de la boda.

“En cuestión de condiciones y de precios, sé perfectamente el margen económico de cada servicio y hasta dónde están dispuestos a negociar los proveedores de cada servicio nupcial. Tengo mucha experiencia en la negociación con proveedores y transmito estas técnicas a mis clientes para que ellos sean los que negocien cada servicio en función de unas pautas y, naturalmente, de sus necesidades”.

En este caso, la coach no se encarga del cronograma del evento ni de coordinar a los proveedores. Al contrario que cuando trabaja como Wedding Planner, el día de la boda, la coach no está en la misma, salvo un par de horas previas, que se persona en casa de los novios si éstos se muestran nerviosos o inquietos y los animan a que salgan, sin miedo alguno, a enfrentarse a uno de los días más bonitos de su vida. Como si de un entrenador de un equipo de fútbol se tratase.

wedding coach twp magazine

¿Necesito un coach?

Si bien es recomendable, algunas parejas disponen de más tiempo, o tienen experiencia por haber organizado la boda de un familiar o un amigo, y no requieren los servicios de un Wedding coach. No obstante, muchos novios temen no saber cómo encontrar un espacio o qué catering puede ser el más adecuado o qué tener en cuenta cuando se contratan las flores o qué servicios no se ajustan a sus necesidades y cuáles son absolutamente necesarios para el tipo de celebración que quieren. De esta forma, la coach propone centrarse en los puntos de interés, ir a tiro hecho, minimizar el estrés, maximizar el tiempo y la diversión y reducir el presupuesto al mínimo.

«La típica pelea con la suegra por el menú, la elección del espacio, los invitados por compromiso o el intento de ceñirse al presupuesto, dan lugar a sentimientos de angustia y preocupación. Con nuestro asesoramiento, los novios se sienten más seguros. No tienen la sensación de que les están tomando el pelo con un precio y saben cómo enfocar una negociación, incluso con sus padres. Toman el control de la situación, se centran en sus prioridades y es cuando empiezan a disfrutar con la organización de su boda”, asegura Concha.

En Buenas Manos aporta su experiencia de más de 15 años guiando a los novios: Analizamos vuestra boda, vuestra relación. Nos centramos en vuestras prioridades, vuestras necesidades, creando una planificación estudiada que podréis seguir fácilmente y que podéis poner en práctica para disfrutar durante la misma.

Os guiamos en la gestión de vuestro presupuesto, el protocolo de la boda o las necesidades técnicas que puedan surgir, así como la gestión de invitados, y nos centramos en los aspectos que no se os ocurren a vosotros para que vuestra boda no se desmadre.

Igualmente, os libramos de la tensión y nos adelantamos a los posibles problemas para que sepáis cómo abordarlos y evitaros sobresaltos.

Nuestras sesiones Wedding Coach se pueden contratar presenciales u online, desde una hasta un número indefinido.

Para asesoramiento y contrataciones:

Concha Molina
En Buenas Manos Bodas
629 131 971
Orense, 8 – 28020 Madrid

portada

blog

facebook

instagram

contacto