Seleccionar página

Lewis Amarante

La Mirada Creadora

Cuando ves por primera vez a Lewis Amarante, es imposible no quedarse hipnotizado por sus tremendos ojos azules. Tan azules que parecen como extraterrestres y tan claros y tan directos, que da la impresión de que te leen el alma. Y no me extrañaría que lo hicieran, porque se necesitan unos ojos así para poder ver bajo la piel de las personas, los dibujos y colores que luego cristalizarán como uno de sus mágicos maquillajes; y se me antoja que debe de ser algo parecido a lo que veía Miguel Ángel, cuando tallaba una roca, para descubrir la forma de la escultura que vivía dentro.

Cada vez que he tenido el privilegio de ver uno de los trabajos de Lewis, cada vez que me he quedado con el ojo colapsado de tanta belleza, reconozco que me he entretenido un rato en sujetarme la mandíbula que, a la sazón,  andaba colgando por la mitad del pecho de tanta admiración. Y es que sus creaciones son tan impresionantes, tan bellas y tan originales, que suelen dejar en esos estados a quien las mira.

lewis-amarante-brillo

Maquillaje por Lewis Amarante

Conocí a Lewis a través de sus fotos y luego fui siguiéndole incondicionalmente por la red. Cuando se ve su trabajo se ama. Lo contemplas y te enamoras…y ahora, me doy pellizcos para creerme que, por fin, tengo la enorme suerte de poder entrevistar a este genio que sigue pareciéndome un extraño nigromante capaz de transformar lo normal en extraordinario, lo común en bello y lo cotidiano, en una fabulosa quimera.

Naciste en República Dominicana. No sé a qué edad dejaste la isla pero, si echo atrás la mirada y recuerdo el mes que pasé allí trabajando, me pregunto si el calor, el ambiente, el precioso color y la luz transparente que vuelve todo si no más bello, sí más claro, ha podido influenciarte a lo largo de toda tu carrera…

A ver, sí; lo que pasa es que yo tengo una personalidad un tanto extraña…Jajajajaja…Por ejemplo, acabo de estar con mi amiga Rosalía en una tienda de decoración y veía los dorados y el brillo y tal y ¡me encanta, me alucina!…pero luego, ese punto más limpio mediterráneo también me gusta. No es solamente el haber nacido en el Caribe, en una isla como La Española o en un país como República Dominicana, sino que es mi día a día; es toda mi vida lo que me influye…el día de ayer, todo lo que pasó, todo lo que ha pasado y he visto esta mañana…es como un feedback continuo que me regala el mundo y que me está mandando referencias, información e inspiración constantemente a mis ojos y a mi cerebro.

Lewis tiene una voz cálida y aunque cualquiera esperaría que fuera cadenciosa (todo un tópico) habla muy rápido. En sus palabras siempre hay un punto de sonrisa y, en ocasiones de introspección; porque se detiene a menudo para encontrar la palabra justa, o las palabras, o una sola palabra que amalgame mil conceptos; y es que supongo que cada respuesta se le llena de imágenes y, seguramente, son difíciles de domesticar…

Con esa energía cegadora que transmites, con esa recepción natural de belleza que te envía generosamente el mundo… me da un poco de pudor decirlo… pero lo mismo la Parsons fue un pequeño trámite canalizador y no una influencia en sí misma.

Yo, es que no lo sé…porque…a ver…yo fui becado. Mi primera beca importante fue con ocho o nueve años en la Universidad  APEC de Santo Domingo para hacer Bellas Artes; y no podía ir a clase ni podía examinarme, pero estuve ahí. Por eso te digo que no lo sé… siempre he sido un niño bastante diferente y no me relacionaba  demasiado con los otros niños. Cuando íbamos al colegio y mi hermana  iba al recreo, yo estaba en la biblioteca. Creo que esa es la razón por la que cuando la gente dice: …”¡ay, yo necesito tal y cual para inspirarme!”… me sale contestar…pero, “¡¿cómo que necesitas cosas para inspirarte?!…¡¡sal de tu casa!!… porque es que eso lo tienes en todas partes”… y desconozco si algo me ayudó a canalizar esta idea; quizá fue mi madre o Valentina, una amiga de mi madre que influyó  mucho en mi infancia y en mi apreciación por el arte. Yo a veces me digo… qué triste la gente que vive para comer y trabajar y no aprende nada del mundo; es decir…que literalmente subsisten…comen, duermen, trabajan y ya está… ¡con todo lo que hay alrededor!…bueno y malo. Pero es que, incluso, la peor de las experiencias te deja un aprendizaje; también el dolor te ayuda a reflejarlo, cuando lo quieres admitir, en forma de arte, ya sea pintura, cine, escultura… porque lo has sentido en ti, lo has vivido y si tienes una inclinación artística, debes buscar la forma de transmitirlo sin intentar que los otros comprendan ese dolor que tu sentiste en un momento determinado; o esa alegría, o todos tus fantasmas y pesadillas de pequeño. Hasta el miedo que ahora puedas experimentar cuando te enfrentas a tu día a día.

Para mí, la vida en sí es la mayor inspiración y es un canal de información constante y no sé si Parsons influyó en algo. Yo llegué allí porque un señor vio unas ilustraciones que hice para la graduación de una prima mía, cuando las modelos estudiaban en escuelas de modelos y se graduaban. Se los llevó a una diseñadora dominicana y a partir de eso me dieron una beca y luego otra en Parsons. Sin duda, todo lo que llega a tu vida te ayuda a conducir las cosas y a darles otro enfoque, aunque sigo sin saber si Parsons tuvo mucho que ver…es un centro del que sale gente muy buena y gente que no hace nada nunca más; y está claro que ninguna escuela te hace canalizar nada. Tu percepción de las cosas es lo que dirige, de una forma u otra, lo que será tu visión de la vida.

lewis-amarante-calavera

Maquillaje por Lewis Amarante

Durante muchos años la moda y el cine estuvieron estrechamente ligados. No existían tantas vías de promoción de las tendencias como hay ahora. De hecho, muchas películas se vieron influenciadas por la moda que les era contemporánea, aunque fueran historias de otra época y el maquillaje no fue diferente. No hay más que ver Cleopatra de Elizabeth Taylor, maquillada con esos ojazos sesenteros y esos pelos totalmente característicos de la época de rodaje. ¿Crees que eso ha cambiado? ¿Que ahora cada cosa,por fin, ha encontrado su propio camino?

Bueno, sinceramente creo que en el maquillaje nadie marca nada. Cuando estudias Diseño, te das cuentas que hay factores que influyen. Es todo un uno…la Moda en general; ya sea como diseño, peluquería o maquillaje. Ahora que hay un momento de bonanza, depende de donde…Jajajaja…la moda es austera a su manera. Sin embargo cuando hay un momento de crisis real, se vuelve ostenta. Los factores que contribuyen a eso son  políticos, sociales o económicos…alguna guerra de repente… De hecho la ropa de corte militar marca la moda de los años 40 con sus hombros exagerados y su imagen marcial. Todo va muy vinculado y el maquillaje, por supuesto, también. Aunque debemos tener en cuenta que es un arte joven tal y como ahora lo conocemos  y tiene una historia muy corta. Eso sí, cuando ahondamos un poquito en la Historia y nos remitimos a maquillajes a través del tiempo, como los de tipo ritual con pigmentos, los que reflejan manifestaciones de tipo religioso, o aquellos que se utilizan como elemento de estatus social, la cosa cambia.

En las pasarelas, que parecen ser el escaparate máximo de las tendencias ¿Quién crees que las marca?…¿los diseñadores con sus colecciones estelares o la mirada de los maquilladores que complementan esas creaciones con su interpretación de la vanguardia?

Respecto a la pasarelas…se suele hablar con los diseñadores; yo propongo cosas a ver si gustan o no. Pero eso lo hago yo porque, cuando antes me venían con una revista mostrando una idea, yo les decía… “No, no te lo voy a hacer…a ver…¿tu diseñas copiando de una revista?… no ¿verdad?… pues tampoco podemos hacer eso con la peluquería y el  maquillaje. Dime en qué te inspiraste para tu colección y vamos a hacer algo basado en ello”… pero lamentablemente me he dado cuenta que desde que he dejado de hacer pasarela aquí todo ha vuelto a lo mismo. En la última ocasión he visto que se ha vuelto a lo anterior, no sé si por cansancio de los maquilladores o porque no les gusta lo que hacen o, simplemente porque es más cómodo, pero la realidad es que hacen los que se les dice y ¡ya!

Cuales crees que son los mayores errores que se cometen en los maquillajes cotidianos, los del día a día… ¿los excesos, las carencias, los colores…?

Errores veo muchos y depende de dónde y cómo. Normalmente, los labiales perfilados con un lápiz más oscuro, la base más intensa que el tono de la piel (cuando nunca se debe utilizar para cambiar el color sino para unificar el tono), el exceso y apelmazamiento de las pestaña por exceso de uso de máscara, desacierto en los colores, desacierto en el uso de las formas… Mira, cuando maquillas, las líneas de la cara no son para seguirlas; si tienes un ojo que cae, no sigues esa línea, intentas marcarlo de otra forma para crear un ojo ascendente, para arreglarlo. Errores hay muchos, muy recurrentes y muy tremendos… Jajaja. La naturalidad está sobrevalorada y muchos de los grandes fallos son por no atreverse a jugar y a experimentar con el maquillaje. No paro de escuchar esa frasecita tan manida… “Pues sí, es muy bonito, pero yo no sé, no me veo”… Todo es un proceso que se debe seguir para acostumbrarte, para que  te atrevas y te recrees en el  maquillaje pero, en esa evolución, sobre todo,  se deben seguir los consejos de los profesionales…si yo te digo que esta sombra te va a quedar bien, te va a quedar…tenlo seguro. Hay un 2+2: Teoría del color = ritmo y equilibrio…y eso se aplica al maquillaje, a la arquitectura y a todas las artes en general.

lewis-amarante-encaje

MakeUp artist:Lewix Amarante-Photo:Javier Garceche-Model:Nadia Kloet

A lo largo de tu trayectoria y sabiendo que estás mucho más que curado de todo tipo de mitomanía… ¿ha habido alguna persona que te produjo emoción a la hora de maquillarla?

Una de las mejores experiencias, sonará absurdo, fue maquillando a Sara Montiel. Ahora… ¿“emocionarme”?… no sé si “emocionarme” es la palabra exacta, pero la verdad es que lo pase pipa. Me encantó conocerla, me pareció una mujer increíble con un conocimiento del medio y de la vida y con un sentido del humor flipantes. Habitualmente cuando maquillas a alguien no llegas a emocionarte, porque no verías con claridad y no serías preciso. Tienes ciertos nervios, eso sí, porque quieres que toda salga perfecto… ¡joder, que le guste!… Quieres  estar a la altura….pero no te emocionas por tener a una persona delante como podrías hacerlo ante un ballet o una música. Definitivamente es más una cuestión de nervios, de querer hacerlo perfecto porque, muchas veces, son famosos y es importante hacerlo muy bien. Pero lo cierto es que no soy nada mitómano, nada. Eso sí, últimamente quiero conocer y tener el teléfono de Amaya Uranga de Mocedades  porque me encanta su voz…Jajaja… He trabajado con súper modelos y  celebrities y muchos compañeros me comentan…”¡hala has trabajado con esta!”… y yo me quedo  un poco  alucinado…” si…muy simpática”…¡pero bueno, si ha hecho esto y lo otro!”… y yo, la verdad, ni me entero. Yo pienso que son como nosotros, tienen las mismas necesidades y problemas, ninguno son súper héroes…Jajaja … definitivamente soy cero mitómano.

¿Desde cuando vives en España y por qué lo elegiste como punto de destino?

Veo que eres un pelín machacona con este tema Jajajaja y te contesto con total sinceridad…porque me era fácil; tengo familia portuguesa-africana, italiana y española. Sencillamente por eso, porque siempre he estado muy vinculado y me parecía un sitio accesible y cómodo como base de acción respecto a Europa. Y además me gusta la comida, la gente y… en general me gusta todo. Me siento absolutamente español. Posiblemente en Estados Unidos hubiera tenido muchas facilidades, pero The American Way of Life no es para mí…esa doble moral no me gusta nada. Cuando yo era jovencito, en España todo era distinto. Ahora, lamentablemente, cada vez nos parecemos más. Esa doble moral que permite que todo sea criticable y condenable pero todos sabiendo que, por detrás, se hace de todo, me resulta terrible. Lo malo es que el American Life Style nos está invadiendo y me asusta un poquito hacia donde estamos yendo.

Los artistas deben de ser siempre globales y por ello deben de serlo en todo… en su casa, en sus habilidades y en su entorno. En eso, Lewis y yo coincidimos… ¿Cómo vas a denominarte artista si no te sabes rodear de arte en cualquiera de sus acepciones? …Él es Artista así, con A mayúscula, y lo es de manera absoluta. Puede crear un diseño de moda o un maquillaje, o valorar la armonía de una habitación magistralmente decorada y admirar, con la naturalidad del genio, una gama de color que muestre la combinación cósmica perfecta.

Y esa es, al fin y al cabo, la bendición (o la maldición) de las cabezas coronadas con el privilegio de entender la belleza espiritual de la Creación.

contacto@lewisamarante.es
www.lewisamarante.es

Fotos cortesía de Lewis Amarante

portada

blog

facebook

instagram

contacto