Seleccionar página

Buenos Consejos

Celebrar una boda en otoño


 

Generalmente a los novios les apetece celebrar su boda en primavera o verano por cuestiones básicas como la temperatura, que permite celebraciones en el exterior, más cantidad de horas de luz, mejor temperatura y el buen rollito en general.

Pero hay más opciones y una que nos encanta es la de una boda en otoño. Porque… ¿existe una estación más romántica, con colores más preciosos, aromas de bosque casi invernales y temperaturas que aún pueden no ser tan frías?…

Somos fans del otoño, elegante y hogareño y que anima a una celebración de más recogimiento, convirtiendo el “sí quiero” en una fiesta única.

Normalmente, en otoño, las bodas se celebran por la mañana para aprovechar la luz natural. En las bodas de día, las mujeres pueden lucir grandes tocados que dan un precioso color a la ceremonia. Los conjuntos elegidos por los invitados son más proclives a mezclas interesantes de tejidos suntuosos y cálidos, con una gama mucho más amplia de color y con prendas como chaquetas o abrigos que completan el look de los trajes. Y si la fiesta se alarga, podremos observar que los complementos, incluidas las joyas, son más espectaculares. Ya no se está sujeto a las condiciones del calor veraniego y todo aparece más tranquilo y amable.

El menú de una boda de otoño es más rico; acepta carnes más sabrosas, salsas trabajadas con vinos contundentes, pescados cocinados de mil formas originales, ensaladas con todo tipo de aderezos a base de frutos secos y aceites aromáticos y postres cálidos cuajados de frutas en elegantes conservas o apetecibles horneados que despedirán aromas de canela, vainilla o clavo. Es la ventaja de no tener que luchar contra el calor veraniego y los posibles efectos de la comida en los invitados.

En cuanto a la decoración de las mesas, las flores de esta estación son más originales y, desde luego, mucho menos vistas en cualquier boda…Hortensias, pensamientos, crisantemos, dalias, zinnias o alstroemerias que podéis combinar con ramas del bosque, musgo, frutos, pequeñas setas y hojas en toda la gama de amarillos, ocres o naranjas. Seguro que el encargado de vuestros ramos y de las flores de la celebración sabrá dotar de sensaciones otoñales sus preciosos arreglos.

Respecto al lugar de celebración siempre hay que tener en cuenta que puede llover o hacer un poco de frío, así que nuestra recomendación, si queréis que no sea en el típico sitio de ciudad, es que contratéis alguna finca o casa rural en la que se os ofrezca la posibilidad de montar todas las mesas en el exterior y en el caso de que llueva, todo se pueda volver a organizar dentro. En estos lugares preparados para celebraciones en todas las estaciones del año, suelen tener salas acondicionadas con calefacción o con chimeneas, lo que dará un toque aún más romántico a todo el asunto.

El otoño es precioso y acogedor y nosotros animamos a los más valientes a no renunciar a esa boda romántica y especial porque no sea el momento que eligen la mayoría de las parejas.

Sed valientes porque será una celebración única que se recordará siempre…

El equipo de TWP Magazine

portada

facebook

instagram

contacto