Seleccionar página

Asi se Contrata el Mejor Catering

 


 

Cuando se contrata un catering para un evento, lo normal es fijarse en el menú, la originalidad de los platos o las cantidades a servir. Sin embargo hay otros aspectos que debemos de tener en cuenta porque, además,  la empresa de catering debe cubrirlos y resultan fundamentales para la calidad de servicio pero que, como no se ven, no se suelen tener en cuenta.

Es importantísimo exigir que  se hagan cargo del asesoramiento, la planificación y la dirección del servicio, lo que se traduce, por ejemplo, en calcular las cantidades de comida, los tiempos entre platos o la bebida necesaria para todo el evento. Es su responsabilidad, como también lo es proponer diversas alternativas en función de las opciones que proponga el cliente o sus expectativas económicas.

El tipo de evento así como el tipo de público y el lugar es lo que  marca la diferencia para cada tipo de catering. Siempre se deben atender las exigencias de los clientes  para adaptarse al evento que se va a celebrar. No es lo mismo organizar un catering para un evento de trabajo que para una celebración o una boda y además se ha de planear el servicio pensando en el tipo de asistente para el que se va a servir.  Por supuesto, también deben de tener en cuenta  si es un desayuno, un brunch, un almuerzo, un cocktail o una cena.

Se debe exigir que el equipo contratado valore el espacio, la maquinaria y las infraestructuras disponibles del lugar que hayamos elegido para nuestra celebración o evento. Eso requiere que vayan a visitarlo en persona, porque es la única manera de verlo y comprobarlo. Deben considerar el material existente, como frigoríficos, congeladores, cocinas, freidoras, vaporizadores, baterías de cocina o fuentes de horno, por poner un ejemplo, y medir el espacio de trabajo con el que podrán contar durante el servicio. Muchas veces hay que trasladar hornos  eléctricos o a gas e instalarlos según los requerimientos de seguridad y técnicos. Siempre es mejor que en el último momento nadie se lleve sorpresas…

Debéis exigir puntualidad. Es muy importante que ofrezcan un servicio rápido y puntual al cliente, aunque cuenten con poco tiempo de preparación. Todo debe estar preparado al detalle y siempre perfecto antes del comienzo del evento, listo para la hora a la que se haya programado. De nada sirve que el producto o el servicio sean excelentes si los organizadores o los invitados tienen que esperar.

 

Normalmente el servicio de catering que contratemos se hace cargo del equipamiento: cristalería, cubiertos, vajilla, fuentes y cubiertos especiales para servir, mantelerías o fundas de sillas y también debe ocuparse de la provisión y el traslado de todo ello. La decoración y presentación de los diferentes productos es fundamental; todo el equipamiento que acompaña al catering debe estar cuidado al detalle: platos, cristalería, cubiertos o mantelería… así como las mesas y su disposición.

Debemos asegurarnos de que cuentan con un personal adecuado: un jefe de ceremonia o coordinador, camareros, personal de montaje y personal de cocina. Deben ocuparse de proveer  la cantidad de personal que sea necesaria para realizar el trabajo de una manera adecuada. Además, al personal de cara al público se le ha de exigir un trato amable y profesional. La imagen de los camareros, es decir su vestimenta y apariencia, debe cuidarse y se tiene que amoldar al tipo de evento que se realiza.

Y no debemos de olvidar preguntar y asegurarnos de que el personal está asegurado porque quien contrata el servicio de catering es  co-responsable o “responsable solidario”, en caso que el personal sufra algún accidente o lesión. Esto significa que si se accidentan y no tienen un seguro que les cubra, pueden llegar a demandar a la empresa para la que trabajaban en ese momento y al cliente que la contrató.

Respecto al menú que contratemos, es importante que nos aseguremos de varios puntos importantes: el producto, su transporte y la variedad e idoneidad de los platos que se ofrecen.

Básicamente lo principal es que todo lo que se ofrezca tenga la máxima calidad; tanto la materia prima como la elaboración deben hacer que sea una experiencia placentera para el paladar. Pero también es importante que la cantidad de comida sea suficiente para que todos los invitados puedan probar todos los platos y disfrutar de las diferentes elaboraciones. Quedarse corto con la comida o la bebida es un terrible fallo que, antes de reclamar, es mejor asegurar que no va a ocurrir bajo ningún concepto.

El transporte es fundamental  para mantener la cadena de frío y cuidar la calidad de los ingredientes. Es importante saber que cuentan con servicios que incluyan el transporte de los platos y sus componentes para un radio determinado de kilómetros, porque tanto comida como bebida deben conservar todas sus propiedades al llegar al lugar donde se van a servir.

 

No se puede ofrecer un catering con opciones reducidas. Una selección solo de alimentos fríos o solo de platos de cuchara o asados o un menú vegetariano, seguro que es delicioso pero resultará poco apropiado para muchos y cansado para casi todos. La variedad es fundamental y se deben  combinar ingredientes y recetas para intentar contentar a todos los asistentes, además de equilibrar el catering con platos fríos y calientes, salados y dulces.

 

Cuando hablamos de idoneidad, nos referimos a que es importante que los platos se adapten al tipo de evento o situación en la que se sirven y que los invitados puedan disfrutar de ello sin complicarse mucho. No es lo mismo una cena sentada en la que se dispone de un apoyo y todo tipo de platos, cubiertos y copas, a un cocktail donde los comensales están de pie. En este caso se deberán servir canapés, bocaditos, tostas, cucharitas, brochetas o aperitivos que puedan comerse de un bocado sin complicaciones y siempre servidos por un personal amable con un trato paciente y que les provea de todo aquello que necesiten, como pequeñas servilletas o recipientes para eliminar los restos.

Finalmente asegurarnos que la empresa contratada se hará cargo no solo del montaje sino también del desmontaje y  limpieza posterior del área de servicio. Esto cobra una gran importancia cuando el lugar elegido organiza varios eventos en el mismo día y también, por supuesto, si lo hacemos en nuestra casa, porque no hay nada más gratificante que culminar una celebración comprobando que no tenemos que hacer nada más que descansar después un evento  perfecto.

portada

facebook

instagram

contacto