Seleccionar página

Maison Mesa

Un soñador realista

Fotografía: Adrián Casado

Hace frío en Madrid. En la Gran Vía el mundo sigue girando como siempre. Los cambios de temporadas en los escaparates, las multitudes y esos gigantes llamados grandes cadenas no dejan de facturar. Llego a la tienda Loewe y en una calle paralela está el estudio de un diseñador al que le apasiona lo que hace. Mesa me recibe con un té calentito y su mejor sonrisa, como siempre, su forma de ser es así. Tal vez la amistad que nos une nos hace enrollarnos demasiado. No podemos parar de reírnos y de contarnos. Nos interesa la actualidad, el cambio climático, las tendencias, la moda…

¿En qué año inicias tus andadas en el mundo de la moda?

Empiezo desde pequeño ya que mi madre es modista pero, profesionalmente, en el 93 tengo mi primer trabajo. Hace más de 25 años.

Todos sabemos que de la mano de Ágata Ruiz de la Prada. ¿Cómo recuerdas esa aventura?

Cuando llegué a Agatha en 2002 ya llevaba casi 10 años de trayectoria profesional trabajando para grandes marcas como Delpozo, Springfield, Blanco, Harper’s Bazaar, etc. He tenido siempre la suerte de poder trabajar en sitios que me encantaban y en los que he podido disfrutar como un loco. En Agatha pasé otros casi 15 años y cómo no , de nuevo, de los más felices de mi vida. Agatha es una de las grandes de la moda mundial y siempre me dio una libertad absoluta para poder crear sin límite y sin restricciones. Todo un lujazo.

Cualidades buenas y no tan buenas que aprendiste de Ágatha 

En Agatha sólo aprendí cosas buenas, las malas las pone la vida por sí misma. Aprendí a manejarme por todo el planeta, a creer en mí mismo y en mi trabajo, a no ceder frente a los problemas, a atreverme y ser siempre creativo y a no tener límite… a tantas cosas que no podría parar de enumerar.

¿Por qué decides independizarte? 

Pues en realidad yo siempre había mostrado mi trabajo personal al tiempo que trabajaba para otras marcas, pero al llegar a Agatha el trabajo era tan maravilloso y creativo que acabó absorbiendo hasta el último segundo de mi tiempo y eso hizo que, a pesar de compartir muchos gustos, siempre me quedaban cosas personales que contar y mostrar. Por supuesto y aún estando feliz, la necesidad interna de contar mis propias historias era cada vez más fuerte, hasta llegar a ser irremediable y no tuve más remedio que ceder a mis instintos.

¿En qué año nace Maison Mesa? ¿Por qué ese nombre… se lo dedicas a alguien?

Pues mira justo acabamos de hacer dos años de nuestro primer desfile, el 31 de octubre de 2017, Halloween. Escogimos esa fecha, fuera de los calendarios de los desfiles, con la intención de poder celebrar siempre nuestro aniversario en esa fecha ya que dice mucho de mis intenciones y gustos. Nuestro primer espectáculo se llamó “THE FASHION HORROR PICTURE SHOW” en homenaje a una de mis películas favoritas (The Rocky horror picture show) y además de nuestra colección, presentamos un disco de música y varios fashion films.

La decisión de llamar a la marca Maison Mesa, tiene varias connotaciones; la primera es que mi estudio está en mi casa, la segunda es que maison es el nombre tradicional para las casas de costura (Maison Valentino, Maison Dior, Maison Martin Margiela, etc), y la tercera es la sonoridad, porque se pronuncia mesón y es como mi nombre en aumentativo y además se confunde con un mesón de carretera de comidas y eso me chifla.

Fotografía: Madrid es de Moda

Vemos que tu trayectoria va viento en popa y le sigues poniendo mucha energía a todo lo que haces y eso es de admirar. ¿Te consideras un hombre con suerte o un trabajador más?

Me considero un trabajador incansable con dedicación y pasión absoluta que ha tenido la suerte de que el trabajo y el esfuerzo se vea recompensado por conseguir las metas que me he ido planteando hasta el momento y con mucha fé de seguir con la misma disposición.

Cuentas con el apoyo de muchas personas y también de la prensa, fruto de la trayectoria de un profesional. ¿Te consideras  un diseñador ya consagrado? ¿Nos puedes indicar algunas personas o personalidades que han apoyado tu proyecto?

No, para nada consagrado, yo empiezo de nuevo cada vez que tengo un nuevo proyecto y éste es muy reciente; de nuevo soy un bebé con todo lo bueno y malo que eso conlleva. Conozco a gente del mundo de la moda, pero a nivel profesional, el público general no me conoce aún, cada vez un poco más, pero por eso es como si empezara casi de cero.

Me apoyan amigos de toda la vida, algunos son personalidades y otros personas desconocidas, pero todos son exactamente igual de importantes y decir nombres no sería muy correcto porque siempre se te pasa alguien o se te olvida y no está bien porque, de verdad, para mi todos son fundamentales.Con ver la gente que viene a ver mis shows ya sabes quienes son y quienes están.

Referentes a los que sigues admirando.

Cientos de miles, hay millones de referentes para mi vida y mi trabajo, no tendríamos espacio suficiente en toda la revista para enumerarlos. Yo soy muy fan de todo aquello que me gusta, no sólo en la moda, si no en el arte, en la vida, en el cine, en la cocina, en todo. Yo siempre creo que mi trabajo es un mix de todo lo que me gusta y que yo mezclo para conseguir un lenguaje propio, pero el que sabe ver encontrará seguro todos esos millones de referencias que forman mi mundo. Me gusta lo que me gustaba desde siempre, pero cada vez añado muchísimas cosas más; yo siempre sumo, nunca resto.

Nos acabamos de enterar que te vas a Bangkog como invitado especial de la Embajada española a la Fashion Week. ¿Cómo lo estás viviendo? Cuéntanos un poco en qué va a consistir ese desfile.

Pues estoy emocionadísimo, la verdad. Lo primero porque ir al Thai Silk International Fashion Week representando a España y a nuestra embajada es un orgullo enorme y además va a ser mi primera vez en Tailandia y muero de ganas de conocer el país; soy fan de sus tradiciones y de su comida, que me parece lo más.

Es un desfile que se hace con los reales tejidos de seda tailandesa y diseños de todos los países del mundo. Cada país elige un diseñador que le represente y realiza una colección con estas maravillosas telas; primero se hace un desfile con modelos y días después otro, dónde las modelos son representantes de las embajadas de cada país en Tailandia y son vestidas por su diseñador, también con tejido de seda tailandesa. Vamos, una maravilla, una ocasión única y total de fusionar nuestras culturas y promocionarlas en todos los sentidos.

Además me voy feliz porque justo un par de días antes de irme me dan mi primer premio como Maison Mesa y no es un premio cualquiera, es uno muy bonito y especial, se trata de los Premios de la Cruz Roja a las Artes Escénicas y al Talento como mejor diseñador de vestuario.

¿Se te cae algún mito después de tantos años en este mundillo tan peculiar?

No, cuando empecé era muy joven y me sorprendió un mundo que yo creía de una manera y luego no era como yo tenía en mente, pero he de confesar que enseguida me pareció mucho mejor la realidad que el sueño y hoy por hoy me gusta tanto todo, que no hay mito que se me caiga. Quizá alguno tuvo algún tropezón, pero se recuperó enseguida. Desde luego lo que tengo ahora son mil mitos más de los que tenía antes.

Fotografía: Javo

¿New York o Europa?

Europa para vivir y New York para visitar y disfrutar temporadas cortas y largas, pero hay mil ciudades más dónde hacer lo mismo. Me encanta viajar, conocer y vivir fuera, pero siempre con retorno a mi casa, soy muy de mi tierra.

¿Qué se te pasa por la cabeza para las siguientes colecciones?

Se me pasan miles de cosas, tantas que lo difícil es seleccionar la que hacer en esta ocasión.Ssi yo pudiera, haría como 15 desfiles diferentes por temporada.

¿Soñador o realista?

Soy un soñador realista porque, en realidad, lo más importante es soñar.

Un artículo de Luís Pino

 

Reina 37, 2izq., 28004 Madrid
Tel: 915 328 475
info@maisonmesa.com
www.maisonmesa.com
redes: @maisonmesa

Fotos cortesía de Maison Mesa

portada

facebook

instagram

contacto